Nature
html5 bootstrap template

1 de febrero de 2021

Vacunas contra la COVID-19 no afectan la fertilidad ni la conducta, como dice un genetista argentino


El video en el que un genetista argentino niega la existencia del nuevo coronavirus y asegura que las vacunas diseñadas para prevenirlo pueden esterilizar a la población y afectar“genes relacionados con la conducta humana” ha sido compartido más de 66.000 veces en redes sociales desde el 22 de diciembre pasado. Afirma asimismo que los tests PCR son inespecíficos y que los síntomas del covid-19 son impulsados por la tecnología 5G. Pero estas y otras afirmaciones incluidas en el video son falsas: no se sustentan en la la literatura científica sobre el SARS-CoV-2 ni el desarrollo de las vacunas.

 

La secuencia circula en Facebook (1, 2, 3) y Twitter (1, 2, 3). "Es el mayor ENGAÑO jamás perpetrado contra la HUMANIDAD. La mayor maniobra de manejo de información, aca el único VIRUS es el MIEDO”, se lee en una de las publicaciones.

 

Las declaraciones fueron realizadas originalmente el 22 de diciembre pasado en Alerta Paraguay, un programa de entrevistas transmitido por Facebook que suele hacerse eco de teorías conspirativas.

 

Estamos intentando colocar estos temas arriba de la mesa; intentando amplificar a quienes desde casi un lugar estoico, solitario y de combate de guerra de guerrillas intentan concientizar a la población”, dice uno de los anfitriones del programa al presentar al genetista argentino Luis Marcelo Martínez.

 

Durante más de 40 minutos, el médico hace una serie de afirmaciones sobre la pandemia de covid-19 en las que describe al nuevo coronavirus como un “simulacro informático”que ha llevado más de 20 años de planeamiento y a los tapabocas como “bozales que simbolizan la esclavitud”. Asegura que el virus SARS-CoV-2 no existe y que se ha engañado a la población con el objetivo de justificar una vacunación que ocasionará esterilidad masiva y, muy posiblemente, “maneje la psiquis de los pueblos”.

 

Martínez está registrado en el sistema integrado de información sanitaria argentino como médico genetista y dice formar parte de la “Junta Argentina de Revisión Científica”, una organización que no figura en el Registro Nacional de Sociedades y cuya presencia online se reduce a cuentas en redes sociales (1, 2, 3) con poca actividad.

En esta y otras entrevistas que ha dado a lo largo de la pandemia (1, 2, 3), el médico se presenta como magíster de Ingeniería genética y biología molecular por la Universidad Favaloro, Argentina.

 

AFP Factual se comunicó con la institución para corroborar el título de Martínez. Una vocera explicó que el Hospital Universitario Fundación Favaloroestá al tanto de la desinformación vertida por el genetista en redes sociales y otros medios a lo largo de la crisis sanitaria y confirmó que, en efecto, hizo la maestría en Ingeniería genética y biología molecular que ofrecía la entidad. Sin embargo aclaró: “No avalamos sus dichos. Estamos muy lejos de relacionarnos con su discurso, que no tiene basamento científico”.

 

A continuación la verificación de las principales afirmaciones del video viral.

 

1. El SARS-CoV-2 no está caracterizado: Falso

 

Martínez niega la existencia del SARS-CoV-2, afirmando que no ha sido “caracterizado, aislado ni purificado”, y que por ese motivo no pueden fabricarse vacunas para prevenirlo. Según su descripción, el nuevo coronavirus solo existe en teoría y se formuló tomando “constructos artificiales de ARN cuyas secuencias se encuentran alojadas en GenBank [la base de datos de secuencias genéticas de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, NDLR]”.

 

Él afirma que “la prueba” de que se desconoce la secuencia genética del nuevo coronavirus se encuentra en la página 39 de un un documento publicado en julio de 2020 por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC). Se trata de un instructivo para la utilización de tests PCR destinado a personal de laboratorio.

En su página 39 se lee: “Dado que actualmente no hay cuantificaciones del virus aislado disponibles, los ensayos diseñados para la detección del ARN 2019-nCoV se probaron con cepas caracterizadas de ARN de longitud completa transcriptas in vitro".

 

Como ya verificó la AFP (1, 2), interpretar que el virus no se secuenció a partir de ese párrafo es falaz.

 

Christian Castro, bioquímico de la agrupación de divulgación Chilecientífico, explicó que hablar de “cuantificación” significa que “no determinaron, para esa fecha, la concentración exacta del virus aislado”.

 

Por su parte, la viróloga Vivian Luchsinger, académica de la Universidad de Chile, también indicó que el documento asegura que lo que no hay es cuantificación viral “con la cual comparar las cargas virales”. La especialista señaló: “una cosa es aislar el virus y otra cuantificarlo”.

 

La afirmación de que no existen aislamientos virales del SARS-CoV-2 es insostenible”, dijo a AFP Factual Juan Sabatté, médico y doctor en microbiología e investigador del CONICET, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina. “El virus ha sido aislado en numerosos laboratorios del mundo, y varios de la Argentina, el InstitutoMalbrán, por ejemplo. Yo mismo tengo dos aislamientos en mi laboratorio”.

 

La secuenciación completa del genoma del SARS-CoV-2 fue publicada por primera vez en marzo de 2020.

 

Cerca del minuto 15, Martínez añade que tampoco fue secuenciado el genoma del SARS o SARS-CoV, que apareció por primera vez a fines de 2002 en Cantón, China. La afirmación también es falsa. La secuencia completa data de 2003.

 

2. El objetivo de la vacuna contra la COVID-19 es la esterilización de mujeres: Falso

 

Para Martínez, todas las vacunas actualmente aprobadas para prevenir el covid-19 —las basadas en ARN mensajero como la mRNA-1273 de Moderna/NIAID y las basadas en vectores de adenovirus, como laSputnik V del Instituto Gamaleya— “serán ensayadas en la humanidad y su objetivo es la esterilización”.

 

En realidad, el objetivo de estas vacunas es dar instrucciones a las células para que fabriquen la proteína “espiga” (S) del SARS-CoV-2. Esta nueva proteína será reconocida como “extraña” por el sistema inmunológico, que montará así una respuesta de defensa.

 

Según el genetista, la proteína S es “altamente similar” a la sincitina, una proteína clave en el desarrollo del embarazo. “Si inmunizamos a la población con compuestos similares a proteínas que intervienen en el embarazo, sencillamente se espera esterilización masiva”, dice.

 

Para reforzar sus declaraciones, asegura que “no es el único” en sostener esto, citando a un exinvestigador de Pfizer, cuyas afirmaciones han sido verificadas como falsas por la AFP.

 

La sincitina-1, en efecto, es una proteína que contribuye a la formación de la placenta, explicó a AFP Factual Kenneth Witwer, profesor de patología y neurología molecular y comparativa en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, Estados Unidos.

 

Sin embargo, el especialista descartó que la proteína espiga del SARS-CoV-2 y la sincitina-1 fuesen idénticas, como afirma Martínez.

 

La única similitud de la glicoproteína sincitina-1 y la proteína espiga es que tienen una función original similar. La sincitina-1 sirvió antiguamente como proteína de ‘fusión’ para un virus, mientras que la espiga es la proteína de fusión para el SARS-CoV-2. Aquí es donde termina la similitud”.

Enlaces de Interés