Nature
html5 bootstrap template

28 de enero de 2021

Elogian acciones para proteger la información sensible de pacientes con COVID-19


Abogados y especialistas en leyes han elogiado las acciones de algunos gobiernos urbanos para proteger la información sensible acerca de las personas contagiadas con el nuevo coronavirus, incluyendo sus apellidos y edad. Esta decisión se ha interpretado como un gran paso en la protección china de la privacidad, sugiriendo que se haga extensiva a todo el país.

Una declaración publicada este viernes por la Comisión Municipal de Salud de Shanghai reveló los lugares que tres casos confirmados habían visitado y qué lugares públicos tenían riesgos potenciales. Los apellidos, edades, géneros y ciudades natales de los infectados fueron omitidos. Por su parte, Beijing hizo lo mismo.

"Es bueno ver a los gobiernos centrarse más en el paradero de los casos confirmados que en detallar información personal en los informes púbicos sobre la investigación epidemiológica", señaló este lunes Wang Sixin, profesor en leyes y normas de Internet en la Universidad de Comunicación de China.

Wang acogió con beneplácito la breve pero precisa declaración, que informó a los residentes locales en qué lugar había riesgos de contagio.

"Divulgar más información no es necesariamente más útil. El objetivo es mantener a la mayor cantidad posible de personas alejadas de los lugares de riesgo y fortalecer las medidas preventivas, no que todos conozcan con lujo de detalles quiénes son los infectados", aseguró Wang.

"Proteger la privacidad de los casos confirmados es tan importante como ayudar a que otros no se contagien", recalcó el experto en leyes, y agregó que algunas personas infectadas se han preocupado cuando han hecho pública su información personal.

En diciembre, a una paciente de 20 años, se le confirmó en Chengdu que estaba infectada. Su información personal fue expuesta en Internet debido a los rumores de que ella, después de que se supiera que otros miembros de su familia estaban infectados, había continuado viajando por la ciudad y frecuentando lugares públicos.

Los datos personales de la joven, incluyendo su nombre completo, fotos, dirección, número de teléfono móvil y número de identificación aparecieron en línea.

Luego comenzó a recibir llamadas telefónicas y mensajes de texto de extraños que la interrogaban y le preguntaron por qué visitó muchos lugares después de saber que los miembros de su familia estaban infectados.

En una disculpa pública, ella explicó que no sabía que su abuela había contraído el nuevo coronavirus y subrayó que se sentía ofendida por los abusivos mensajes que recibía.

"No importa si la información personal de la mujer fue filtrada por descuido de los investigadores epidemiológicos o buscada por los cibernautas, su vida normal se vio perturbada", indicó Li Ya, abogada del bufete Beijing Zhongwen.

"Cómo proteger la privacidad de las personas infectadas y al mismo tiempo garantizar el bienestar público siempre ha sido un desafío para los gobiernos durante el control de la pandemia. Así que el reciente cambio realizado por las grandes ciudades merece un pulgar hacia arriba", añadió.

“Las personas infectadas también son víctimas del virus. Es por ello por lo que hay que proteger su información personal e impedir que sufran daños secundarios”, concluyó Li. Imagen: Los residentes del complejo residencial Ronghui de Tiangongyuan, en Daxing Beijing, están a punto de salir hacia el centro de cuarentena

Por: Cao Yin Fuente: Pueblo al Día, China
En: http://spanish.peopledaily.com.cn/n3/2021/0126/c31614-9813126.html

Enlaces de Interés