Nature
html5 bootstrap template

18 de enero de 2021

Invitan a pensar como país


El tejido nacional generador de conocimientos debe incorporarse a la búsqueda orgánica de soluciones sistemáticas, integradas, holísticas, a los problemas sensibles y procesos priorizados de nuestro país”, señaló la ministra de Ciencia y Tecnología, Gabriela Jiménez-Ramírez, en una entrada en sus redes sociales.


La ministra hizo referencia al mensaje dado por el presidente Nicolás Maduro, en el hemiciclo del Palacio Federal Legislativo, sede de la Asamblea Nacional, el pasado martes 12 de enero, en el cual invitó a pensar como país.


La titular de la cartera científica explicó que se acentúa el compromiso de generar conocimientos localmente relevantes por el bien de la nación.


A continuación, el discurso íntegro:


Venezuela necesita del conocimiento y de la innovación. Ese fue el claro mensaje que reiteró el Pdte. Nicolás Maduro, durante su Mensaje Anual a la Nación.


Nuestro hermano presidente Nicolás Maduro nombró la capacidad científico-médica de la Comisión Presidencial para Prevención, Atención y Control de la COVID-19, enalteciendo que desde que esta instancia se conformó, a finales de febrero de 2020, ha dado respuestas de alto nivel.


Hizo referencia al uso consciente de la mascarilla y a su fundamento científico; a la respuesta social dirigida a abordar el cuidado integral de la salud, en cada territorio; así como al desarrollo nacional de potenciales fármacos; y a la cooperación científica internacional.


Destacó que uno de los ejes de la política que hemos definido para la preservación de la vida humana, en medio de esta pandemia, ha sido el método 7 + 7, una creación colectiva, resultado de la investigación científica: el 7 + 7 sale de conocer la epidemiología de la COVID-19. Son conocimientos poderosos, localmente relevantes, que aportan a la estrategia venezolana dirigida a humanizar la existencia por encima de cualquier otro asunto.


En función de este modelo social que prioriza la vida, el pueblo innovador campesino, académico, obrero, indígena, afrodescendiente ha dado una extraordinaria muestra de su capacidad de inventiva, de lucha, desde las virtudes del amor, de la solidaridad, del espíritu social, en un proceso de siembra de nueva independencia. El conocimiento para resistir y vencer las agresiones imperiales y las adversidades; pero también para crear, para reinventarse e incidir positivamente en la vida cotidiana. Una misión de conciencia. Así fue reconocida en la nueva Asamblea Nacional.


Este martes, al oír al presidente de la República convocar al pueblo investigador/innovador a fortalecer la batalla de la patria, recordé una frase de nuestro querido Fidel: «Entre los hombres [y las mujeres] de pensamiento, hay que formar la legión que brinde los recursos de su inteligencia a la Revolución, en esta hora; porque hombres [y mujeres] hay que han acumulado pensamientos [y conocimientos], pero no los emplean sino en beneficio de sus propios intereses, no los emplean sino egoístamente, y necesitamos hombres [y mujeres] de pensamiento que lo empleen en bien de los demás».


¡Sí! Este 2021, ¡ojalá cada hombre, cada mujer, cada joven de la patria bolivariana  pueda sumarse a crear condiciones para la reproducción de la vida!, especialmente en estos tiempos cuando fuerzas imperiales han recrudecido su crueldad para hacerle daño al pueblo venezolano.


Nuestro gran desafío sigue siendo acoplar el conocimiento a la generación de riqueza social y a la protección de la vida toda. El tejido nacional generador de conocimientos debe incorporarse a la búsqueda orgánica de soluciones sistemáticas, integradas, holísticas, a los problemas sensibles y procesos priorizados de nuestro país.


Las soluciones tecnológicas emergentes que se requieren en el campo de la economía venezolana para enfrentar el bloqueo imperial y dar el salto adelante, así como la planificación estratégica de estas innovaciones, requieren generar conocimientos otros y demandan un pensamiento original.


Innovar fórmulas para (re)inventar el Estado y afianzar la comuna, tal como invitó nuestro jefe de Estado, pasa por dejar atrás una Venezuela rentista y despertar los poderes creadores para avanzar no solo a una Venezuela productiva, sino también a una Venezuela que genere conocimientos para ver el territorio con otros ojos y establecer nuevas formas de relación social.


Esa es la revolución del conocimiento, paridora de lo nuevo, en compromiso con el futuro y en respuesta a nuestras realidades. Como pueblo, hemos elegido ese camino por la soberanía, la paz y el bienestar del país. Tenemos los legados filosóficos de Bolívar y Hugo Chávez, que nos comprometen a hacer una ciencia contextual y ética, con conciencia, para comprender y transformar.


Prensa Mincyt

Enlaces de Interés